La mente produce infinidad de pensamientos a lo largo del día, y necesita del sueño para restaurarse y estar al cien el día siguiente.  Cuando hay insomnio o alguna razón para no dormir, la mente se siente cansada y con dificultad para sostener la atención.  Meditar es una excelente solución; pero acceder a un sitio apartado, en la naturaleza, produce el mismo efecto a nivel cerebral que la meditación.  Si no podemos ir a un sitio tranquilo en la realidad, podemos simplemente apartarnos e irnos a ese lugar en la imaginación.  Está comprobado que la realidad y la imaginación de una experiencia activan las mismas redes neuronales.

en soledad

la soledad

Durante el sueño, las redes que crearon los pensamientos y experiencias transitorias se disuelven.  Pero las redes asociadas a emociones y sentimientos traspasan de la memoria de corto plazo a la memoria de largo plazo y el cerebro se formatea.

>romado<

Escribir un comentario