Millones de personas de todo el mundo caminan a una cita a ciegas a encontrarse con su futuro, teniendo que recibir -les guste o no- lo que sea que ali les espere. Pero es útil saber que existe otra forma de ir a nuestra cita con el futuro, y es trazando, proyectando y trabajando -en el presente- sembrando las semillas de las condiciones para que las fuerzas invisibles que rigen el destino, produzcan lo que queremos que nos “espere” allá.
>romado<

el camino

el destino

Escribir un comentario