La fe es un músculo que necesita ser entrenado.  Ejercita cada día la fe… desarrolla confianza total.   Pero no ejercites fe en algo externo, ni de arriba, ni de abajo, ni de al lado, ni de la periferia sino enfócate en desarrollar una poderosa fe en ti mismo: “Porque para el ser humano que tiene el poder de la confianza en sí mismo, ¡no existe nada imposible!
Porque la fe es celosa y no admite ser ejercida ajena al sí mismo.
>romado<

fe en sí mismo

la fe

Escribir un comentario