La voluntad es la fuerza de decisión que se activa para lograr un propósito determinado; no es un manantial activo que fluye a borbotones sino más bien una fuerza latente bajo los pies de la flaqueza. Un fuerte propósito es la chispa que activa el motor de arranque que echa a andar la voluntad y esta salta agitando las alas para constituirse en el non plus ultra que nos lleva a alcanzar la meta contra todo pronóstico.
>romado<

agitar las alas

volar

Escribir un comentario